Muralla China

Sin duda este es un grande de los grandes de Beijing y China, además es una de las Siete Maravillas del Mundo, que la hace un imperdible si visitas el país.
Imponente con sus 8.800 kilómetros, que atraviesan montañas y desiertos, incrustándose en los salvajes paisajes. Ahí cada rincón tiene su historia, con un período distinto de construcción, con diversas funciones por las que fueron levantadas, conservándose y reconstruyéndose por más de 2.300 años hasta hoy.
Poco importa que no sea vea desde el espacio, como varios han asegurado, porque desde Pekín podrás verla desde muchos sectores, que se adecuarán a tus necesidades.

LA GRAN MURALLA CHINA

El motivo principal de construcción de esta gran muralla de defensa fue impedir que los nómadas del norte pudiesen ingresar a su zona, amenazando la estabilidad del Imperio.
Además con la inmensa extensión del país, se hace imposible que pudieran defender las fronteras solo con soldados.
Muchas murallas fueron construidas por distintos emperadores, dependiendo del lugar que querían proteger en las guerras.
Por otra parte, esta extensa muralla facilitaba las comunicaciones y la movilidad de las tropas, contando también con torres de vigilancia cada 500 metros, donde podían avisar mediante señales de humo, cualquier peligro o ataque que se acercara.

DSC_7556DSC_7563

Se dice que la longitud completa que los arqueólogos han encontrado es de más de 21.000 kms, pero siguen siendo sólo 8.800 kms de muralla principal. Casi 1/3 de la Gran Muralla ha desaparecido con los años, porque la gente fue sacando las piedras o porque las mismas lluvias y naturaleza ha ido dañando la construcción.
Estos miles de kilómetros cruzan 9 provincias y municipios: Liaoning, Hebei, Tianjin, Beijing, Mongolia Interior, Shanxi, Shaanxi, Ningxia, Gansu.

Mucho se ha dicho que esta es la única construcción que se ve desde el espacio, pero esto ha sido desmentido por los mismos astronautas que intentaron verla desde estaciones espaciales, pero solo lo lograron con el uso de buenos prismáticos. Y es que la muralla solo tiene un ancho de 7 u 8 metros, y una altura máxima de 14 metros. Su color tampoco favorece detectarla, es fácil confundirla con el mismo suelo.

Algunos de los sectores más visitados son:

  • Yanmenguan
  • Jiayuguan
  • Zhenbeitai
  • Badaling
  • Juyongguan
  • Mutianyu
  • Simatai
  • Jinshanling
  • Gubeikou
  • Jiankou
  • Huanghuacheng
  • Huangyaguan
  • Shanhaiguan


Recorriendo una pequeña zona de la Muralla

Nos costó mucho tomar la decisión de que sección de la muralla recorrer. Hay algunas para hacer un gran trekking, otras donde tendrás que ir entre las tropas de turistas y otras más intermedias, con caminatas y menos gente.
A pesar que nos encanta el trekking, yo llevaba unos días con mucha tos y fiebre, por lo que no pudimos aventurarnos mucho, y decidimos ir a la zona más fácil y accesible: Badaling.

Badaling es la zona mejor conservada y la más visitada por turistas, sobretodo turistas chinos, pero a su vez, tiene el mejor acceso desde Pekín. Se dice que en temporada alta (de mayo a octubre) el flujo de visitantes puede ser hasta de 70.000 turistas por día.
Nosotros menos mal fuimos en temporada baja (marzo) y no tuvimos problemas con la cantidad de gente, además que la mayoría se va quedando en las primeras escalinatas y no se aventuran a seguir mucho más arriba, donde llegamos con muy pocos turistas occidentales o indios.
Nuestra entrada costó 35 yuanes por persona, en temporada alta sube a 40 yuanes.
Al empezar a subir, el camino se divide en dos, nosotros miramos la ruta que se veía menos gente y fuimos en esa dirección. Al parecer la otra ruta era menos empinada, más liviana y es donde llega el teleférico, que tiene un precio de 40 yuanes de ida y 60 yuanes de vuelta.

Una de las razones por las que queríamos ir a esta sección era para bajar en tobogán, pero habiendo tanta gente para ese lado, lo evitamos.

DSC00846DSC00851

Esta sección se encuentra a unos 70 kilómetros de la ciudad y para llegar tuvimos que tomar el metro hasta Jishuitan por la línea 2 y al salir debes seguir las señales a la torre de Deshengmen, donde se hace una larga fila para tomar el bus 877 que nos costó 12 yuanes a cada uno de ida, y el mismo valor de vuelta.
Desde la fila te dirigirán (a gritos chinos) a uno de los buses. El trayecto hasta la muralla es de unas 2 hrs, donde una guía china va dando histriónicas instrucciones, en chino por supuesto.
Asegúrate de llevar los datos escritos y además de bajar la app maps.me para no perderte. También revisa los horarios tanto de cierre de la muralla como del último bus de vuelta. No es una buena idea perderse en China.
Verifica los precios del teleférico y tobogán, que cambian año a año y temporada en temporada.

DSC00845

Otra de las secciones más famosas, que también nos llamaba la atención, es Mutianyu, ubicada a 73 kilómetros de la ciudad. Dicen que es un poco más dura físicamente, pero también cuenta con teleférico si no quieres esforzarte. Lo bueno de este lugar es que es mucho menos masificado.

Como puedes ver, nosotros fuimos cuando empezaba la primavera, pero aun había clima de invierno. No había mucho verde e incluso encontramos algunas zonas con restos de nieve. Me imagino que ir en plena primavera o en otoño con otros colores debe ser espectacular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s