Maafushi

Maldivas es un pequeño país que se compone solamente de islas organizadas en atolones más de 1.000 islas. Sin duda es un sueño de muchos, siempre considerado como un destino imposible de pagar y no se conoce mucho más que las imágenes de cabañitas en el agua.
Para mí también era un sueño y en este largo viaje busqué información, dando con muchos datos para ir de forma económica. Lógicamente no fuimos a las islas de los resorts exclusivos, si no que fuimos a las islas de los locales, donde viven los alegres y tranquilos maldivos.


MAAFUSHI Y SU ENCANTO

Desde Indonesia y luego de una corta escala en Singapur, llegamos al pequeño aeropuerto de Malé, la capital de Maldivas. En realidad el aeropuerto está en la isla artificial Hulhumalé que está al frente de Malé.
Al llegar, ya podíamos ver muchos letreros de conductores que recogen a turistas que van a las islas privadas en speedboats (lanchas) o los llevan a tomar el hidroavión de cada lujoso hotel.
Ahí mismo hay una cabina para comprar tickets del ferry que va a Malé, también vimos algunos letreros para ir directo a Maafushi en speedboat, que es la opción que debimos haber tomado nosotros, pero nos equivocamos y decidimos quedarnos una noche en Malé.

Una vez hechos todos los trámites de entrada al país, caminamos hasta el lugar que salen los speedboats y al lado estaba el paradero de buses donde cada media hora pasa el airport shuttle bus que cuesta 20 mvr (1,2 usd aprox.) por cada uno.
Nosotros nos bajábamos en la primera parada para ir al alojamiento que reservamos por Airbnb. Era el departamento de una familia maldiva que vivió muchos años en Australia. El departamento estaba en uno de los tantos blocks de edificios que componen la parte residencial.
La dueña nos ayudó mucho con nuestras dudas y nos avisó que el día siguiente, cuando debíamos tomar el ferry público, no habría serivicio porque era su feriado Eid ul Adha, por lo que deberíamos tomar un speedboat. Las diferencias de precios son gigantes, el ferry público cuesta menos de 3 usd y el speedboat 25 usd, por eso nunca habíamos pensado si quiera en la posibilidad de tomar el más caro, pero no había otra opción de llegar. Coordinamos con nuestro hotel de Maafushi el traslado con Go Maafushi.
Por esto, la mejor opción era habernos ido directo del vuelo en speedboat, pero no sabíamos de su feriado ni que no habría ferry público.

En la mañana siguiente nos levantamos tempranito y caminamos hasta el muelle, mirando la gran cantidad de hidroaviones que despegaban cada pocos minutos.
Al llegar al muelle de Hulhumalé, compramos los tickets del ferry para ir a Malé, cada uno costaba 5,5 mrv (0,3 usd) y nos sentamos en las sillas plásticas de la sala de espera.
El ferry público es un bote de madera grande con asientos de madera también, es seguro y por sobre todo muy barato.

DSC_2420

Ferry público

Una vez en Malé caminamos unos metros por la orilla donde habían muchos speedboats hasta encontrar el nuestro que era de la compañía Go Maafushi. Se demoró unos minutos en llegar y ya a las 11 nos pudimos subir.
Son lanchas pequeñas de muy buena calidad, te dan agua, pañitos húmedos refrescantes y dulces.
El viaje fue de una media hora, podíamos ir viendo las muchas islas y hoteles privados con sus cabañas en el mar.

DSC_2425

Speedboat por dentro

DSC_2427

Muelle de lanchas privadas, justo frente al Bank of Maldives

20180821_110628

20180821_110644

Vistas de Malé desde el speedboat

DSC_2431 (2)

Algún hotel en una isla privada


Disfrutando la isla como locales

Ya en Maafushi nos esperaba el administrador del hotel, Fathi, con su furgón para llevarnos. Esperamos a una pareja de japoneses que venía en otro speedboat y fuimos.
En el hotel nos explicaron lo típico y nos mostraron los distintos tours que tienen, además de darnos un jugo de papaya muy rico.

En general los tours se repiten un poco en la isla, pero averigua porque los precios son distintos. Maafushi es la isla más turística de las locales, y está bien preparada para ello, por lo que podrás encontrar una amplia carta de agencias y hoteles que organizan distintos tours.
Como referencia, en nuestro hotel tenían tours para nadar con mantas ($30 por persona), para nadar con tortugas ($35 por persona), ir a ver los delfines ($30 por persona), pesca nocturna ($35 por persona), snorkeling ($20 por persona), picnic en un sandbank ($35 por persona). Ellos nos dijeron que por nadar con las mantas, tortugas y el picnic nos cobraban 35 usd por persona solamente.
En otros hoteles había tours para nadar con tiburones que era el que yo quería pero nos dijeron que en esos días no se habían visto. También para alimentar a las rayas que están en la orilla de una isla, muy atractivo también.
Están los tours para ir a pasar el día a los resorts privados, con precios que creímos muy exagerados. Los más baratos cobraban $40 p/p por la entrada, más $70 por hacer uso del All Inclusive. A eso se le suma el traslado en speedboat a $30 cada uno, no será mucho? Estos precios son de un hotel 3 estrellas. Los precios van desde $100 por persona hasta $200 el más exclusivo.
*Precios en USD año 2018


Después de toda la información recibida, fuimos a la pieza a descansar un rato y almorzamos en el mismo hotel, un curry de pollo y dhal de lentejas amarillas muy rico, eso lo acompañan con harto arroz y unas frituras tipo wantan muy ricas.

DSC_2471

Comida típica maldiva

Fuimos camino a la playa y empezamos a notar a algunos locales con sus caras pintadas, seguido de un grupo de ellos acercándose a nosotros con cara de culpables y unas bolsitas con polvos de colores en sus manos, no quedó otra que saludar y estirar las caras para que nos pintaran. La otra opción era correr, pero preferimos unirnos a su fiesta.
Su celebración de Eid ul Adha se extiende por 3 días, es una de sus principales celebraciones religiosas, también conocida como la fiesta del sacrificio. Es un homenaje al profeta Abraham, quién sacrificó a su hijo Ismael a su Dios, pero el Dios le salvó la vida al hijo a cambio de sacrificar ovejas. Desde entonces se sacrifica una oveja cada año en esta celebración.

20180821_15195220180821_15205320180821_152919 (2)

En cada isla de locales hay una playa para ellos, y otra donde vamos los turistas que se llama Bikini Beach, tal como lo dice su nombre ahí puedes usar bikini libremente.
Los maldivos son musulmanes en su mayoría y tienen varias reglas, entre ellas la vestimenta. Es común en países donde predomina el Islam, ver a las mujeres bañándose con ropa que cubra sus brazos y piernas, además de sus hijab o burkas, que son las túnicas típicas. La mayoría de hombres también se bañan con polera o trajes de manga larga.

velo islam

Otras de las reglas que tienen como país por ejemplo, es que no pueden beber ni vender alcohol, solo está permitido en las islas de los resorts privados o en un bote “Party boat” que está a unos pocos kilómetros de la orilla, verás muchos locales ofreciendo llevarte hasta allí.
Curiosidades como que los perros no están permitidos y son considerados impuros, sólo hay 7 perros en todo el país, que son policiales. Así mismo, y como en cualquier lugar musulmán está prohibido el cerdo. Los autos lujosos también están contados con las manos y todo el país sabe cuáles son.
Las calles son muy tranquilas y limpias. En las islas las mujeres limpian cada mañana, dejando sin nada de basura.

DSC_2447

Calles de Maafushi

Al llegar a Bikini Beach me llamó la atención que era una playa chica con mucha gente y sin color intenso, no era como imaginaba una playa de Maldivas, pero con los minutos empecé a disfrutar y al salir el sol salieron los colores increíbles. Por otra parte ese día estaba lleno de gente por su feriado.

20180821_174030

DSC_2449

Maldivos disfrutando el mar

20180821_180032

El atardecer de cada día

Estuvimos ahí hasta su lindo atardecer y fuimos a averiguar por los distintos centros de buceo que hay, una de las cosas que más quería hacer en Maldivas era nadar con mantas y tiburones. Pasamos por 3 distintas y los precios eran parecidos, todas nos hablaban de las fuertes corrientes que había esos días, así que lo dejamos para pensar.

En la noche, después de comida fuimos a caminar y ver como celebraban su fiesta, había montado un escenario en una cancha de fútbol y tenían música en vivo, mucha gente perfumada y bien vestida para la ocasión.

20180821_213150

Decoración para la ocasión

Al día siguiente, nos levantamos al desayuno buffet, comimos pancakes, tostadas, dhal, frutas, etc.. y nos fuimos a la playa que disfrutamos mucho más porque había menos gente, además de haber colores soñados cada vez que aparecía el sol. Así pasamos el día, entre el agua y la arena, leyendo y durmiendo, con resultados de una gran insolación.
También nos entretuvimos viendo como los locales pintaban con sus polvos de colores a cada turista que se les cruzaba.

20180822_12151020180822_12225020180822_130040DSC_2458

El tercer día teníamos un tour programado con los mismos del hotel, habíamos escogido nadar con mantas, con tortugas y almorzar en un sandbank. Justo había otra pareja que haría ese tour, así que iríamos los 4. Nos preguntaron que querríamos almorzar y nos apuntamos con noodles fritos.
Tomamos desayuno muy rico otra vez y esperamos nuestro tour que partía a las 10:00, estuvimos un buen rato esperando en la entrada y no aparecía nadie, por mientras nos fuimos a la pieza a esperar nos avisaran, hasta que a las 11:30 salí a buscar a alguien nuevamente y justo apareció Fathi, el adormecido administrador. No había recordado que también íbamos y se habían ido sin nosotros!
Nos pidió disculpas avergonzado y nos dijo que mañana podíamos tomar el tour solos nosotros dos por el mismo precio. Accedimos a esta propuesta y nos fuimos a la playa el resto del día, pasando antes por la playa de los locales y quedándonos en Bikini Beach hasta el bonito atardecer.

DSC_2466DSC_2468

DSC_2462

Playa de los locales

DSC_2480

Un tour al paraíso

Tomamos desayuno y estuvimos hablando un buen rato con una argentina que viajaba con el marido hasta que tuvimos que decirle que estábamos atrasados para irnos al tour.
Nos arreglamos rápido y ya nos esperaba un chico del hotel para llevarnos a la lancha donde nos esperaba Fathi y Cente, su joven ayudante.

DSC_2499

Impresionantes cambios de color

20180824_095654

Fathi y Cente

2016_0101_004704_122_Moment(3)

Con los snorkels marcados en la frente

La primera parada fue a ver si encontrábamos mantas, los días anteriores no se habían visto y era difícil. Ya al ir llegando a la zona que ellos reconocen desde lejos, pudimos ver pasar una por al lado pero Fathi siguió navegando hasta donde habían otros botes y deberían haber mantas.
Al parecer se habían ido, estábamos preparados para saltar con nuestras aletas, snorkels y cámaras, Cente nos acompañaría así es que también estaba listo. Qué ansiedad que teníamos.
Hasta que nos dijeron que saltáramos rápido ¡Que nervios!
Se podía ver una de lejos y la seguimos, nadan muy rápido, tuvimos que movernos con velocidad para lograr alcanzarlas. Son impresionantes, muy grandes, con un nado muy relajante y bonito, parecía que estuvieran volando pero bajo el agua. Pasaban por abajo nuestro y podíamos ver cada movimiento y detalle, estaba muy emocionada! En total vimos 3 o 4 mantas en 3 saltos desde el bote en distintas zonas.

Ya satisfechos con haberlas visto nos fuimos a los arrecifes donde hay tortugas, que en comparación no fue tan emocionante pero lindas de todas maneras. Nadamos los cuatro buscando vida marina, pero no vimos nada nuevo, después de un rato volvimos al bote.

Tocaba la última parte que era el almuerzo en un sandbank, había más personas lejos, pero nos pusimos en el lado donde no había nadie. Instalaron un quitasol y toallas mientras nos bañábamos y disfrutábamos de los increíbles colores en el agua. Cuando ya estábamos arrugaditos, nos pusimos los cuatro bajo el quitasol y almorzamos mientras conversábamos muy entretenidos.

20180824_11542120180824_11581920180824_131656DSC_2552

Últimos baños y a ir de vuelta, pero antes pasamos a otro sandbank mucho más pequeño, muy lindo y fotogénico. Esto no estaba incluido pero nos llevaron para que lo conociéramos.

20180824_14212120180824_14272720180824_142739

Íbamos de vuelta y nos preguntaron si queríamos ir a ver delfines. Rápidamente contestamos que por supuesto! A pesar de que los últimos días no habían visto.
Al poco andar pudimos ver muchos! Saltaban y nadaban asomándose fuera del agua y alrededor del bote, fue muy emocionante!

Con las emociones a mil llegamos al hotel para una rica ducha y a descansar la insolación que se hizo notar rápidamente. Después de comida, dimos una vuelta cortita para ir a acostarnos y poder descansar.

El último día en Maafushi despertamos a las 6:00 am y tomamos desayuno muy rápido porque a las 7:30 hrs pasaba el ferry público hacia Gulhi, no era opción tener que pagar nuevamente un speedboat privado por $25. Nos preocupamos porque eran las 7:15 hrs y Fathi que nos llevaría al muelle aun dormía. Tuvieron que ir a despertarlo y apareció como un zombie, menos mal llegamos justito porque el ferry es puntual y se va a tiempo. Los tickets se pagan una vez dentro del bote y cuesta 22 mrv cada uno.

 


Para dormir

Alaka at Maafushi (Airbnb), para ser Maldivas, es muy barato (40 usd por noche). Las habitaciones y baño son grandes, cama cómoda, desayuno buffet muy completo y cocinan muy rico, en especial el curry y dahl. Tienen café y té puestos para sacar todo el día.
Nos ayudaron con el traslado en speedboat y nos fueron a buscar al muelle de Maafushi.
El tour que tomamos fue muy bueno y entretenido con Fathi y Cente. Muy recomendado!


Para comer

Hot Bites, estaba entre los mejores de los económicos, pero no nos gustó mucho, las porciones eran muy pequeñas y sin mucho sabor.

Harbour Café, decían era bueno pero no nos gustó mucho en cuanto a sabor, además se demoraron muchísimo en llevarnos los platos.

Café Amigos, probamos el kothu roti, que es una especie de pasta como la de la lasaña con la carne que elijas y verduras tomo mezclado y muy contundente. Pedimos también un pollo grillado al limón buenísimo.


Resumen precios (por dos personas en 2018)

Ferry público Hulhumale a Malé MVR 11
Bus aerop a alojamiento Hulhumalé MVR 40
Speedboat Malé a Maafushi MVR 770
Almuerzo hotel (curry y dhal) MVR 154
Almuerzo Hot bites MVR 169
Comida Harbour Café MVR 187
Comida Café Amigos MVR 178
Ferry público Maafushi a Gulhi MVR 44

Visa

Maldivas ofrece un visado gratuito para los chilenos, españoles, argentinos, colombianos, etc.. con una duración de 30 días que te otorgarán a la llegada al país. Te pedirán el pasaporte al día y pasaje de salida, los datos de alojamiento de tu estancia y rellenar un formulario de inmigración, como en la mayoría de los aeropuertos. A los chilenos no nos piden la vacuna amarilla, pero si has hecho escala en países que si tienen este virus, puede que te la exijan.


Moneda

La moneda oficial en Maldivas es la rupia de Maldivas, cuyo símbolo es el MVR. 1 dólar = 15,45 rufias (2018). En muchas partes aceptan dólares también. Los cajeros son escasos (pero hay), te aconsejo cambiar algunas rufias en el aeropuerto.


Itinerario

20-ago  Malé
21-ago  Maafushi
22-ago  Maafushi
23-ago  Maafushi
24-ago  Maafushi
25-ago  Gulhi
26-ago  Gulhi
27-ago  Gulhi


Una comida
Kothu Roti


Una bebida
Sólo probamos bebidas tradicionales, ni pienses en cerveza


Un lugar o actividad
Nadar con mantas (o con tiburones)

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s