Singapur

Singapur es un pequeño país al sur de Malasia, es tan chico que en unos días puedes ver sus principales atracciones. Para mí, uno de los preferidos, si bien son muy estrictos en todo, el orden, su buen funcionamiento por donde se mire, sus paisajes, sus shows, su gente, todo lo hace enamorarte.
Además aquí tuvimos nuestra primera experiencia con Couchsurfing, una plataforma donde algunas personas ofrecen su sillón, o si tienes suerte una pieza, para que alojes gratis en su casa. Muchas veces te acompañan a recorrer la ciudad o se comparten vivencias y cocinas típicas.

EL PAÍS DEL FUTURO

Una entrada angustiosa

Veníamos desde Malasia cruzando en bus, tuvimos una muy mala experiencia con la empresa que compramos estos pasajes. Primero el bus llegó 1,5 hrs atrasado, no nos dieron ninguna explicación. Los asientos no tenían cinturones de seguridad y el chofer se fue hablando por teléfono todo el camino. En la frontera del lado malayo nos dejó esperando más de una hora y nos dice que nos cambiarán de bus porque él no cruzará la frontera. El problema es que este nuevo bus no nos dejaría en Little India como habíamos comprado los tickets, si no que más lejos, pero estábamos en la frontera, sin nada que hacer, debíamos cambiarnos, que impotencia!
En la frontera del lado de Singapur tuvimos que bajar todo nuestro equipaje, fuimos al baño e hicimos la larga fila que había para pasar por inmigración. Pudimos ver algunos letreros con varias prohibiciones, algunas de ellas el alcohol y nosotros traíamos nuestra más preciada última botella de pisco.
Pasamos por policía y fue muy simpático, como nos alojaríamos por medio de Couchsurfing dijimos que veníamos donde un amigo y así no tuvimos problemas, menos mal! Nos recomendó algunos platos nacionales y se despidió muy amigo.

Después pasamos por las maquinitas de siempre donde revisan el equipaje y veo que pararon mi mochila grande y se acercaron unos 5 policías a mirar la pantalla. Se acercaron a mí y me piden abrir la mochila, me preguntan si fumo y les digo que no, hasta que me acordé que traía una cajetilla aplastada con unos 6 cigarros desde Chile y nunca los fumé. Empecé a sacar todo porque obvio estaban al fondo y uno me dice en un tono más fuerte: “Traes más! Yo sé que si! Dámelos!”
Y yo le decía no, son los únicos! Hasta que me nombró e-cigarrette y me acordé que también tenía un cigarro electrónico que nunca había usado, feliz se lo pasé rápidamente, pero al no haberlo usado y estar olvidado, estaba desarmado con cables o cordones al aire, lo tiraron rápidamente a una caja como si fuera una bomba, mientras los 5 policías miraban y analizaban.
El más amoroso me pidió mi pasaporte y fue cuando recordé que justo ante de pasar por la máquina se lo había pasado a Oscar para que me lo guardara, que tonta!
Empiezo a mirar por todas partes y no lo veo, recordé que tampoco lo había visto en todo el rato que me revisaban. Me dicen que deje todo y lo vaya a buscar, salí unas tres veces y no lo encontraba, la angustia empezó a crecer, pensé que se había ido rápido al bus y no había visto que yo aún estaba ahí, estamos perdidos dije! Los policías no podían creer que no encontrara a mi pololo y mi pasaporte. Hasta que al fin lo veo entrando recién por las máquinas y recordé…el pisco! Rápidamente me hizo un gesto de que lo perdimos, lo habían llevado a una oficina antes de pasar por la revisión y le cobraban 40 usd por pasar la botella, 4 veces más de lo que cuesta! Así es que con mucho dolor la dejó, si hubiese pasado en el aeropuerto, te permiten entrar 1 litro, pero por bus o auto no porque evitan eludir los impuestos de los que compran en Malasia.
Aprovecharon de revisarle todo, incluso el botiquín lleno de remedios, el que tenía unas pastillas azules y pensaron que era viagra, que también está prohibido!!! Él les dijo que era tramadol, pero tuvieron que googlearlo para verificar entre risas.
Me pasó mi pasaporte y me llevaron a una oficina donde tuve que esperar un rato y firmar un papel, además de avisarme que no podría llevar mi cigarro electrónico, que no me importaba! Sólo esperaba no me siguieran revisando porque traía chicle en la mochila chica, que también está prohibido.

Al fin salimos corriendo para ir a subirnos al bus, pero nos había dejado botados en la frontera!!! Que rabia más grande!!!
No teníamos dólares singapurenses, no había cajeros para sacar plata y teníamos que pagar otro bus que nos llevara a Singapur. No teníamos wifi para avisar a Prashant, nuestro host de Couchsurfing, quien nos esperaba en su casa. Pésimo recibimiento nos dio Singapur.
Oscar logró cambiarle a una chica ringgit por dólares y pudimos comprar tickets para el nuevo bus.
Esperamos un largo rato llegara uno de los públicos y nos subimos, después de una media hora llegamos a una estación donde rápidamente sacamos plata y compramos una sim card, llamamos a Prashant y dijo que nos fuéramos no más que él nos esperaba con comida, no habíamos comido nada desde el desayuno.
Pedimos un Grab y nos fuimos más aliviados. Prashant ya en pijamas nos esperaba con comida a las 22:30 que fue a la hora que logramos llegar, 8 hrs más tarde de lo presupuestado.
Nos hizo unos noodles con curry muy ricos, conversamos muy poquito y nos mostró la casa, como sacar agua de un dispensador, nuestro baño, donde colgar las toallas, etc…
Nos fuimos a dormir muertos!

Conociendo la ciudad

A las 9 quedamos en salir con Prashant desde su casa, él nos acompañaría en el metro y después se iría a trabajar.
Bajamos caminando hasta la estación y aprovechamos de conversar, lo mismo en el metro, hasta la estación Bugis donde nos bajamos y él nos había indicado compráramos una tarjeta que nos serviría para usar las veces que quisiéramos, costaba 16 o 18 sgd (13 usd), pero calculamos y como caminamos harto gastaríamos mucho menos. Si se va con un presupuesto un poco más alto, definitivamente vale la pena, te subes las veces que quieras.

Desde ahí fuimos caminando a Little india, muy conocido barrio por sus casitas de colores, sus aromas y comida india. Caminamos harto recorriendo hasta que nos cansamos y fuimos a almorzar a un restaurante famoso que se llama Kamala vila, comí muchísimo mejor en Malasia varias veces, pero era barato.


Desde ahí nos fuimos caminando a la Arab street, donde hay una inmensa y linda mezquita, la Mezquita del Sultán (Masjid Sultan), todo esto en el barrio Kampong Glam,  tiene unas callecitas alrededor llenas de colores y ambiente, muy lindo. Las principales son la Arab street por supuesto, la Haji Lane y la Bussorah street, todas llenas de tiendas y restaurantes.

DSC_147920180720_125325DSC_1488DSC_1489DSC_149620180720_130757

Hacía muchísimo calor y estábamos muy cansados, a cada cierto rato intentábamos encontrar aire acondicionado para refugiarnos. Nos fuimos a un mall y nos sentamos en el Starbucks, aprovechamos su wifi para comprar unos pasajes de avión internos de Indonesia pero no pudimos. Averiguando supimos que los pasajes para dentro de Indonesia solo se pueden pagar con tarjeta de crédito de allá o se podían comprar pagando en algunos minimarkets, por lo que tendríamos que esperar llegar al país para comprar.

Caminamos y caminamos por la ciudad, viendo muy lindas construcciones, edificios y jardínes.


En la tarde fuimos con dirección a Chinatown, justo en el camino había una oficina de Lion Air, la aerolínea que no nos dejaba comprar por internet, la pusieron en nuestro camino, así es que entramos de inmediato y compramos los pasajes sin problemas.
En Chinatown caminamos por entre tiendas de souvenirs, comida, lamparitas chinas y casas con ventanas de colores.
Ahí mismo hay un templo que se supone hay un diente de Buddha, el Tooth Relic Museum, para la gente de acá es una visita imperdible, es bonito.

DSC_153220180720_173032

Seguimos caminando hasta la zona de Marina Bay, un sector con restaurantes y happy hours muy lujosos, un paseo muy lindo alrededor de un lago que se forma con el mar. Ahí mismo tienes vistas al Marina Bay, Flower Dome, el Merlion que es una fuente de agua, el Singapore Flyer (la rueda más grande del mundo), etc… De verdad es muy lindo, ideal verlo de día y de noche.

DSC_1544DSC_156020180720_182817

Después de comer en un hawker, que es una especie de patio de comidas, cruzamos el puente para llegar a Marina bay, justo estaban preparando el show con escenario en el agua para la celebración del National Day Parade que es el 9 de agosto, donde celebrarían el 53° año de su independencia.

DSC_156820180720_192842DSC_1579

Se nos hizo de noche y no alcanzamos a llegar con luz de día al Gardens by the bay. Caminamos rápido por dentro de un mall donde se cruzaba por abajo al Hotel Marina bay, una vez ahí dentro había que subir por ascensor para cruzar una pasarela hasta el parque.

20180720_210234.jpg

Cruzando al parque…

Con toda esa demora solo alcanzamos a llegar a los últimos segundos del show de sinfonía de las 19:45 hrs, y con lo poco que vimos, nos impresionamos tanto que decidimos quedarnos a esperar el segundo show. Estábamos muy cansados, fue un día de mucho caminar bajo un intenso calor, pero sentados esperamos y volvimos a emocionarnos con el siguiente show, se me pararon los pelos de verdad! Tendré pendiente subir unos videos con la música y así puedan disfrutarlos.

20180720_20031420180720_204249

Cuando terminó salimos junto al tumulto de gente en dirección al metro, menos mal había una estación ahí mismo que nos llevaba a la casa de Prashant.
Cuando llegamos vimos la mitad de la película Samsara con él, fue entretenido porque conocía casi todos los lugares que mostraban, y nosotros también algunos.

Al día siguiente, despertamos muy temprano porque Prashant iría con nosotros a pasear y quería ir a primera hora por el calor, nosotros no muy felices porque queríamos descansar pero nos motivaba la idea de ir con él.
Nos duchamos y nos dijo que había dormido poco así es que no iría, que fuéramos nosotros. Nos metimos rápidamente a la cama para descansar una horita más.

Salimos y empezamos a caminar en dirección al Botanical garden, el lugar que nos había sugerido ir. El parque era muy bonito, con distintos sectores, mucha gente haciendo deporte, paseando perros, o solo paseando, a pesar de lo tempranito que era.
La humedad aumentaba mucho el calor, pero no impidió que pudiéramos recorrer harto caminando.


Desde ahí tomamos un metro a Sentosa, una isla al sur de Singapur con muchas atracciones. Fuimos hasta el metro Harbourfront y caminamos por un puente hasta llegar a la isla, no tuvimos que pagar entrada, no sé si porque era domingo o porque si entras caminando no pagas. Otras formas de llegar es en monorail, teleférico (la opción más cara), bus o taxi, nosotros obvio que escogimos la gratis, caminar.


En la isla hay mucho que ver, su Universal Studios, acuarios gigantes, tiendas de dulces y todo lo vimos por fuera porque era muy caro jaja. Algo que me hubiese gustado ver es su enorme acuario, he leído que es impresionante, pero ya habrá oportunidad!

20180721_121549
20180721_122334
Hay un monorail que te lleva gratis por algunos lugares de la isla, justo donde está el famoso Merlion que tiene cuerpo de pez y cabeza de león, es el ícono del país.

20180721_133410DSC_1609

20180721_135324

Playa artificial de Sentosa

En el monorail fuimos a ver una de las 3 playas artificiales y nos volvimos de la misma manera pero hasta la estación Harbourfront, que es donde se combina con el otro metro.

Para comer nos fuimos a un hawker de Little India, que es donde come la gente local, comimos muy rico y abudante!

20180720_110048

Como ya dije, en Singapur hay muchisimas cosas que hacer, sin duda nos faltó tiempo para conocer bien y poder apreciar los lugares de día y noche, pero es de los principales lugares en mi lista para volver!

El último día despertamos a las 5 am y pedimos un taxi hacia el aeropuerto para tomar nuestro vuelo hacia Indonesia. Ahí todo era electrónico, el check in, el counter, la pesa de equipaje y posterior etiquetado, incluso una parte de inmigración eran máquinas. Ellos ya están cerca del futuro!



Para dormir

Usamos la plataforma Couchsurfing y no nos arrepentimos. Prashant, de origen indio, nos atendió muy bien, nos prestó una pieza y baño privado y todas las comodidades de una casa. Compartimos tiempo con él, contando aventuras de viajes y nuestras formas de vivir.


Para comer

En general es caro comer en Singapur, en los hawkers hay más opciones y algunas baratas, sobretodo en los barrios locales.


Resumen precios (por dos personas en 2018)

Bus frontera a ciudad SGD 4
Metro casa a Bugis SGD 4
Metro Gardens by the bay a casa SGD 4
Taxi a aerop SGD 29

 


Visa

A los chilenos nos dan 30 días de visa gratis sin trámites especiales, sólo con pasaporte, asegúrate que tengo un período de más de 6 meses de vencimiento al momento de entrar. Generalmente piden tickets de vuelo de salida del país.


Moneda

La moneda oficial en Singapur es el dólar singapurense, cuyo símbolo es el SGD. 1 dólar = 1,37 sgd (2018)
No tuvimos problemas con los cajeros automáticos.


Una comida
Comida india en los hawkers de Little india


Un lugar o actividad
Show de luces y música en Gardens by the Bay, imperdible!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s