Cameron highlands

Cameron Highlands es conocida por sus grandes y verdes plantaciones de té. En realidad la ciudad donde uno duerme, come y usa de base, se llama Tanah rata. Nos encantó, el clima fresco con sol, era un descanso después de varios meses de calor, volver a ponerse pantalones y chaleco fue un agrado.

Malasia

ENTRE PLANTACIONES DE TÉ

Veníamos desde Kapas, para llegar tuvimos que tomar un bus nocturno desde Kuala Terengganu hasta Ipoh, una ciudad cercana. Aquí llegamos alrededor de las 5 am y recién a las 6:30 abrían la ventanilla para comprar pasajes a Tanah rata, así es que esperamos un rato y logramos comprar los boletos. Después tuvimos que esperar hasta las 8, que partió el mini bus muy puntual. El camino tenía muchas curvas, pero pudimos ir viendo las plantaciones de té, lavanda, frutillas y varios más.

De trekking por los alrededores

Llegamos más temprano de la hora del check in, asi es que dejamos las mochilas, nos prestaron ducha y salimos a tomar desayuno, ya listos para seguir a alguno de los muchos trekkings por los alrededores.
Habíamos visto una oficina de turismo y fuimos a ver que tal. Nos atendió un malayo loco súper simpático. Nos recomendó rutas de caminata, ir a unas cascadas y un tour para el día siguiente.

Partimos al trekking por la ruta 10, empezamos caminando por la ciudad, luego entrando en el bosque con una que otra casa cercana, mucha variedad de árboles y musgo. Al principio el camino fue liviano, con un poco de humedad y en subida pero muy llevable.

Después de una media hora la subida se puso muy empinada, las raíces hacían de altos escalones y la humedad aumentaba rápidamente. Llegamos muy cansados arriba, había bonitas vistas y vimos que estaban construyendo un camino, justo por donde empezaba la ruta 6 que es por la que queríamos bajar. Había mucha tierra suelta, una excavadora y no veíamos el camino hasta que el conductor de la maquina nos indicó que debíamos pasar por el ladito. Fue parte de la travesía del trekking, tratando de no caernos en los cerros de tierra ni que la máquina se nos fuera a venir encima.

20180714_13255420180714_134154

La bajada fue bastante difícil, al parecer no transitaba mucha gente por ahí, a pesar de que el camino estaba marcado, las plantas habían crecido y apenas cabíamos nosotros, a veces no veíamos donde pisábamos y varios resbalones tuvimos, en algunas partes había una cuerda para bajar que algo ayudaba.
Después de un buen rato, que no era mucho en kilómetros, llegamos a una parte más abierta donde habían varias plantaciones de distintas verduras y frutas. Caminamos harto rato y llegamos a la salida de una carretera principal.

Estábamos cerquita de Cameron Valley, una de las dos fábricas de té del sector. Tiene una especie de restaurante donde puedes comer o tomar algo y al lado están las plantaciones preciosas. Pagamos una pequeña entrada y bajamos para verlas de cerca.

20180714_150458DSC04248DSC04254DSC_1252

Para volver, nos habían recomendado hacer dedo, nos dijeron que aquí eran bien amables, lo intentamos un buen rato y nada, pensamos en tomar taxi pero queríamos ahorrar, caminar no era opción porque estábamos muertos, hasta que al fin pasó un chico y nos llevó hasta el centro.

20180714_152004

Aprovechamos de ir a almorzar a Kumar, restaurante conocido del pueblo y pedimos un chicken tandoori que no le tenía mucha fe, pero estaba demasiado rico, eso venía con un naan y unas salsas (yogurt- pepino, dahl y curry), además pedimos un roti que venía relleno y también con salsas, quedamos redondos pero estaba todo muy rico así es que no paramos de comer, al menos aprendimos que con un plato para los dos bastaba.
Pasamos donde el señor loco a confirmar el tour del día siguiente, ya saludaba a Oscar como su mejor amigo, elegimos una de las opciones más baratas, aunque seguía siendo caro.

En la noche tratamos de pedir Grab pero no había, así es que fuimos donde nuestro ya amigo turístico para preguntarle cómo ir al night market del que todos hablaban, se veía buenísimo así es que con cansancio y todo queríamos ir.
Paramos un taxi ahí mismo y don turístik “nos encargó” al taxista porque éramos sus amigos. Nos cobró súper caro y nos dejó lejos igual, pero es lo que nos habían dicho costaría. Nos dio su número para que lo llamáramos cuando quisiéramos volvernos.

Entramos al market y no lo podíamos creer, era súper chico y solo vendían frutillas, ropa con estampado de frutillas, recuerdos de frutilla, choclos y alguno que otro juguete de niños. En 5 o 10 minutos terminamos de verlo y ya nos queríamos volver.
Me rehusaba a pagar 15 ringit de nuevo para volver enseguida, así es que caminamos e intentamos hacer dedo, pero toda la gente pasaba con los autos llenos en este gran panorama del night market. Esperamos un buen rato y ya medios aburridos decidimos llamar al taxista, que coincidió iba llegando a dejar a otras personas.

De tour por los alrededores

Al día siguiente nos subimos a un jeep 4×4 un poco destartalado, pasamos a buscar a más personas, en total éramos 7 turistas, ninguno muy sociable, solo una chica inglesa bien alegre y simpática.
La primera parada fue la Butterfly farm, nunca nos había llamado la atención, pero ya que estaba dentro del tour, dijimos “aprovechemos, debe ser entretenido”. Había que pagar una entrada de 7 ringit cada uno. Fue un poco desilusionante, no había mucha variedad ni cantidad de mariposas, muchas estaban muertas, plantas muertas, algunos otros bichos pero creemos que la mayoría muertos.


La siguiente visita fue en un mirador donde podíamos ver las plantaciones de BOH, la otra fábrica de té, se veían colinas y colinas llenas e incluso podías caminar entre ellas, muy bonito. Nuestro “guía” nos dio una pequeña explicación y al jeep de nuevo.

20180715_095827DSC_1280DSC_1281DSC04280DSC04285

Nos llevaron al Mossy forest, que nuestro amigo turistico nos había hecho bastantes ilusiones de lo lindo que era, por otra parte, yo tenía un poco de flojera porque lo ponen como trekking y estaba cansada. Al llegar nuestro guía nos contó sobre el parque y empezamos a subir por una pasarela con escaleras muy cómodas, al final ese era el trekking, una pasarela corta y de fierros, eso sí con lindos árboles y su humedad, que daba unos paisajes también lindos. Quizás para otros turistas puede ser más impresionante, nosotros en el sur de Chile estamos acostumbrado a ver estos paisajes.

Lo siguiente fue ir al Tea factory BOH, lo mismo que el día anterior, venden comida y todo el mundo hacía fila para comprar así es que también lo hicimos. El clima de Cameron es exquisito, se parece a Chile en septiembre, con solcito pero con viento fresco, nos acordábamos harto de nuestras Fiestas Patrias que nos perderemos y sus comidas. Lo suplimos con un cheesecake y un par de té, frío y caliente, buuuu

DSC_1291

DSC_1292

Vistas desde la terraza

Caminamos hasta un templo hinduista donde nos esperaría el guía y esperamos que llegaran los demás para partir al último lugar, las granjas de frutillas. Mis expectativas eran altas, pensé en canastos y canastos de frutillas, miles y miles de frondosas plantas, quizás nos mostrarían como cosechar, nos darían a probar, etc.. Nos bajamos y dijeron ahí hay unas plantas (creo que no vi más de 5 frutillas), y compramos una bandejita solo por no quedarme con las ganas.

DSC_1295

Las frondosas frutillas

En la vuelta veníamos como batidora en el jeep, ya un poco cansados y nos dejaron al lado del hostal, así es que dejamos las cosas en la pieza y fuimos a Kumar de nuevo. Esta vez repetimos el chicken tandoori y un naan más, nos medimos un poco.

Para irnos a Kuala Lumpur, nos fuimos con bastante tiempo a esperar el bus en el terminal.
El camino estuvo llenísimo de curvas, mucha gente vomitando, yo iba muy mareada así es que traté de dormir. Después de unas horas todo se tranquilizó y el bus nos dejó en KL central, una estación grandota en Kuala Lumpur.


Para dormir

Orchid Haven, pagamos 14,5 usd por noche. Pequeña pieza con baño compartido. Tuvimos que pedir cambio de pieza porque la primera tenía una ventana que no se cerraba y daba a un living donde cocinaban y conversaban todo el día.


Para comer

Kumar´s, uno de los lugares más ricos que hemos comido, su pollo tandoori increíble!
Cameron aa curry house, solo probamos la pizza que estaba rica, eso si era más caro. Ese día había harta gente porque estaban esperando la final del mundial entre Francia y Croacia.


Resumen precios (por dos personas en 2018)

Bus K.Terengganu a Ipoh MYR 129
Bus Ipoh a Cameron MYR 40
Tour Cameron MYR 90
Taxi ida y vuelta night market MYR 30
Entrada butterfly farm MYR 14
Té factory + cheescake MYR 19
Bus Cameron a KL MYR 70

 


Visa

A los chilenos nos dan 30 días de visa gratis en Malasia, si necesitas más días, puedes salir y volver a entrar para tener 30 días más. No olvides mirar la fecha de término de visa, son muy estrictos con esto y puedes pasar un muy mal rato.


Moneda

La moneda oficial en Malasia es el ringit, cuyo símbolo es el MYR o RM. 1 dólar = 4,13 ringit (2018)
Tuvimos algunos problemas con los cajeros en Penang y Cameron, en Kapas no hay, no olvides llevar efectivo.


Itinerario

07-jul    Georgetown
08-jul    Georgetown (Bus nocturno)
09-jul    Pulau Kapas
10-jul    Pulau Kapas
11-jul    Pulau Kapas
12-jul    Pulau Kapas
13-jul    Pulau Kapas – Ipoh (Bus nocturno)
14-jul    Ipoh – Cameron highlands
15-jul    Cameron highlands
16-jul    Kuala lumpur
17-jul    Kuala lumpur
18-jul    Kuala Lumpur


Una comida
Chicken tandoori en Kumar


Una bebida
Un té en alguna de las fábricas


Un lugar o actividad
Ir a ver las lindas plantaciones de té

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s